Quality Engagement en tiempo de coronavirus

Quality Engagement en tiempo de coronavirus

En el siguiente artículo, Raquel San Antonio Martínez-Treceño, directora corporativa de calidad y auditoría interna en Iberespacio, analiza la importancia que tiene

  • Compártelo

La actual pandemia ha modificado nuestra rutina diaria y nuestra vida en general. La forma en la que nos relacionamos, trabajamos incluso sentimos.

La comunicación con nuestra empresa, con los equipos y compañeros ha mudado considerablemente. Si bien, la tecnología nos permite que la comunicación, bien gestionada, siga siendo eficaz en el mundo personal y profesional.

El aislamiento social sufrido y el que seguimos padeciendo no debe evitar que conozcamos qué opinan y sienten los profesionales de nuestras compañías y qué necesidades tienen. Hoy más que nunca se precisan en las empresas personas no sólo felices y satisfechas, sino comprometidas con la organización para mediar y luchar por la sostenibilidad de la misma en un momento tan crítico como el actual.

También surgen en estos momentos inciertos y cambiantes, cuestiones relevantes sobre si tiene sentido seguir gestionando a las personas como lo hacíamos previamente a la pandemia. Considero que debemos dar un nuevo enfoque a la evaluación del desempeño, teniendo en cuenta las condiciones actuales, las individualidades de cada persona y equilibrar en la evaluación los resultados y el desempeño de cada individuo, estableciendo objetivos y retos alcanzables.

Esta situación requiere más que nunca conversaciones periódicas con nuestra gente, debemos buscar su colaboración y responsabilidad. Nos hemos planteado ¿cómo cambiaria el desempeño de nuestra plantilla si consiguiéramos tener unos equipos que se sintieran empresarios de la empresa y sus objetivos personales y profesionales se encontraran alineados con los de la organización?  No olvidemos que incluso hoy, en plena crisis sanitaria y económica, nuestros equipos aspiran a crecer y sentir que no están olvidados. La frecuencia del feedback es clave en estos momentos. Vivimos una etapa en la que, más que nunca, es momento de comunicar bien y hablar de cómo podemos avanzar juntos.

La gestión de las personas nunca ha sido fácil, hoy lo es menos que nunca. La situación que vivimos, con gran parte del personal trabajando desde casa es una experiencia que puede conllevar para el equipo buenas experiencias, si los lideres saben manejar y gestionar el medio. Si no es así, el engagement se desplomará y los resultados empresariales se verán comprometidos aún más.

Hoy, que es posible que las empresas cancelen aumentos de sueldos, incluso se reduzcan los salarios y eliminen bonus, son importantes las políticas de reconocimiento. Reconozcamos a las personas de alto rendimiento y que están soportando la mayor carga de las compañías. Nuestras plantillas siguen necesitando conocer que son importantes, que su cometido es significativo porque son parte de la organización e influyen en el resultado.

Si una adecuada gestión de las personas era necesaria antes de las crisis, el no alinearse con las nuevas necesidades que nos exige el nuevo contexto será como un tiro en el pie.

Por todo ello, es imperativo conocer qué es el Quality Engagement y aprender herramientas para medirlo. Ser conscientes de la situación que nos rodea y adoptar las medidas oportunas que nos permita aumentarlo, consiguiendo con ello una ventaja competitiva en el mercado.

Si quieres reducir los costes de no calidad, aumentar la productividad y evitar las fugas de talento, aviva y fomenta el Engagement en tu empresa.

Fórmate en Quality Engagement.

Raquel San Antonio Martínez-Treceño, directora corporativa de calidad y auditoría interna en Iberespacio.